viernes, 10 de diciembre de 2010

Scott Adams o como reirse de la burocrática vida de oficina





"No se si hay más idiotas ocupando puestos directivos de empresas que entre la población general, pero estoy seguro que es donde resultan más fáciles de identificar." -- Scott Adams


Toda persona que haya pasado alguna vez en su vida laboral por una oficina donde tenía su silla y su cubículo, llorará de risa leyendo la tira " Dilbert" del genial Scott Adamas.
Dilbert, protagonista de la tira, es un ingeniero introvertido que trabaja en una gran empresa moderna. El autor nos muestra a través de él la vida diaria de una oficina cualquiera. Así, desde el diminuto cubículo donde trabaja, Dilbert se verá obligado a librar batallas diarias con jefes ignorantes y compañeros de trabajo inútiles, empleados que no saben para qué estan ahi, inoperantes varios y retrata el mundo laboral actual a partir de los 90 , una década caracterizada por lugares de trabajo afectados por reestructuraciones corporativas y una jerga técnica incomprensible. En las tiras acompañarán a Dilbert personajes como su sarcástico perro Dogbert; Wally, su compañero de trabajo; Alice, la única mujer ingeniero de la oficina; Catbert, el director de Recursos Humanos de la empresa; o El Jefe, la pesadilla de todos los empleados.
Dilbert es una tira especialmente recomendada todos aquellos que trabajan encerrados en una oficina. No en vano Adams traslada las experiencias de la vida real a su tira cómica diaria gracias a su propia experiencia de 17 años en el mundo de la empresa (como ingeniero de aplicaciones en una empresa e telecomunicaciones de California) y recibe por correo electrónico centenares de anécdotas de sus lectores que se identifican con las situaciones de los personajes de la tira.
La tira de Dilbert se ha llegado a publicar (a fecha de octubre del 2000, según la CNN) en 1900 periódicos de 57 países, en 19 idiomas distintos. En 1995 fue la primera tira sindicada disponible a través de internet, y la que ha logrado una mayor difusión, recibiendo diariamente unas 60.000 visitas en www.dilbert.com. Su salto a internet fue decisivo para la gran popularidad que ha alcanzado la tira.
Ganadora del premio de la National Cartoonist Society a la mejor tira humorística en 1997. Scott Adams ha recibido por su trabajo en Dilbert el prestigioso premio Reuben 1997 de la National Cartoonist Society (el premio más importante en EEUU dentro del campo de las tiras de prensa).
ç€.

TÍTULOS PUBLICADOS

Dilbert 1: Aplace siempre sus reuniones con cualquier imbécil que le haga perder el tiempo [1997]
Dilbert 2: ¡Traedme la cabeza de Willy el cadete! [1997]
Dilbert 3: En forma usando el mouse
Dilbert 4: Peleemos las ballenas
Dilbert 5: Fugitivo de la policía cubicular
Dilbert 6: Esta claro que no sobrevivirá únicamente gracias a su ingenio
Dilbert 7: Los viernes han llegado demasiado lejos [2002]
Dilbert 8: ¿Anti-business? No, anti-idiotas [2002]

LA PALABRA DE LA CRÍTICA

"En todas las grandes empresas se ven tiras de Dilbert pegadas por todas partes. Él refleja la condición humana de esta generación de trabajadores."
-- San Francisco Chronicle

AUTOR

Scott Adams (Windham, New York, 1957) es licenciado en Economía y Administración de Empresas por el Hartwick College y la Universidad de Berkley. Entre 1979 y 1986 trabajó en un banco de San Francisco donde ocupado un montón de puestos de trabajo que él mismo considera "humillantes y mal pagados": cajero de una sucursal bancaria (siendo atracado dos veces a punta de pistola), programador informático, analista financiero, product manager y agente comercial. Entre 1986 y 1995 pasó a trabajar para la compañía de telecomunicaciones Pacific Dell, donde realizó todo tipo de trabajos que "desafían toda descripción pero todos tenían que ver con tecnología y finanzas" y en su tarjeta comercial figuraba como ingeniero, "a pesar de que no soy un ingeniero de formación", apunta Adams.
Scott Adams recuerda que cuando era joven, a los 11 años, intentó ingresar en una escuela de arte. En aquella ocasión fue rechazado por ser demasiado joven, y cuando ya en la universidad tomó una clase de dibujo obtuvo la peor calificación de toda la clase, lo que explica que Adams utilice un dibujo simple para plasmar las aventuras de su creación.
Dilbert nació de las caricaturas que Adams realizaba de sus compañeros en las reuniones, y luego empezó a usarlo en presentaciones de trabajo, recibiendo una buena respuesta. En 1988 compró un libro sobre el funcionamiento del mercado de la tira de prensa en EEUU (donde son distribuidas por empresas -Syndicates- que se dedican a ello) y siguió el proceso que indicaba para conseguir ser distribuido, enviando unas muestras de la tira a las principales empresas del sector. A las pocas semanas recibió una oferta de United Media que aceptó y empezó a publicar la tira en 1989 después de varios meses desarrollando la tira. Hasta su marcha de la Pacific Bell en 1995, Adams compaginaba la tira (que realizaba por la mañana, noche y fines de semana) con su trabajo diario en la compañía.
En la Argentina, el arquitecto Viuti creó , bastante antes que Scott Adams, a la idea de la tira comica de un empleado en su oficina con " Teodoro y Compañía", donde narraba todas las peripècias burocraticas cotidianas en la oficina, basandose en sus años como empleado bancario del Banco de Londres. Claro que Viuti tuvo el mal tino de nacer en la Argentina . Si nacia en Estados Unidos , hunbiera sido un Adams . Viendo su dibujos uno se pregunta si Adams no le copió la idea y el estilo a mano armada ...¡ si hasta los globitos son iguales!





MÁS ALLÁ DEL CÓMIC


Además de las tiras de Dilbert, el propio Scott Adams ha escrito varios libros ilustrados (con los personajes de las tiras, como cabe suponer), en los que retrata el mundo de la empresa: El principio de Dilbert (con el subtítulo "Un auténtico repaso a jefes, reuniones inútiles, manías de gerente y demás achaques laborales"; se pueden leer algunos extractos en castellano aquí), Manual Top Secret de gestión empresarial de Dogbert, El futuro de dilbert ("cómo prosperar en el siglo XXI gracias a la estupidez") y El placer de trabajar ("Encuentre la felicidad a expensas de sus compañeros de trabajo"). Además de estos libros, Dilbert ha sido adaptado a serie de TV de animación (emitida en EEUU entre enero de 1999 y junio del 2000) y cuenta con su ración de productos derivados, siendo los calendarios los más fáciles de encontrar.

LA ANÉCDOTA


Scott Adams, en una breve aparición en un capítulo de su serie de TV favorita: Babylon 5
Resulta ser que Scott Adams es un gran seguidor de la serie de TV de ciencia-ficción Babylon 5 creada por J. Michael Straczynski (guionista que en el campo del cómic ha creado cómics como Rising Stars y Midnight Nation, y está trabajando para Marvel guionizando Spiderman). Su afición era tal que incluso llegó a aparecer brevemente en un "cameo" en un capitulo de la cuarta temporada de la serie interpretando a un misterioso humano llamado "Mr. Adams" que intenta contratar los servicios del ex-jefe de seguridad Michael Garibaldi para buscar a un perro perdido y le avisa de un misterioso plan para controlar la galaxia, una alusión a Dogbert, el perro de Dilbert, que siempre afirma que su objetivo es controlar el mundo.
Adams dice que su mejor tira fue cuando Dogbert entrevista a un castor, preguntandole como hizo para construir el dique y su casa con troncos siendo tan holgazán , y el castor le responde : "No lo hice yo: yo acá alquilo". Dice Adams " Nadie entendió ese chiste, que solo me causa gracia a mi"
Tambien dice que cree que auqnwue sus chiostes lo hicieron millonario, Dilbert no llegó adonde merecia. " Deberia ser más grande y mejor . Cada mañana que me levanto, me golpeo la cabeza en el escritorio gritando " ¿Por qué no trabajé más duro?" , pero quiza estoy siendo duro conmigo mismo" ... Afirma que ningun jefe se sintió aludido ni se ofendió con su tira, y que los jefes se la festejan pensando que no esta hablando de ellos, sino del superfeje ode alguien más. Dice qu el fama le dio la impunidada de poder hablar de si mismo pàra hacer reir a los demas. El precio que se paga es que ...ya no le da gracia. Hace un dibujo por dia. Las tiras simples las hace en dos horas y las del domingo, en seis .
" Mi meta en la vida es que cada persona trabaje menos recibiendo la misma paga o mejor, que se manden la parte de lo que cobran y quen me paren por la calle agredeciéndome el aumento . 2
Ahora , un texto de Scott Adams sobre la ISO 9000 ( ¿ o acaso en tu empresa no te volvieron loco diciendo que ordenes todo, que venian los jueces de ISO 9001?):


ISO 9000

Si su empresa no participa en algo llamado "ISO 9000", probablemente no tendrá ni idea de lo que es. Si su empresa participa en el ISO 9000, es porque, definitivamente, no tiene ni idea de lo que es. No me lo pregunte a mí, porque yo tampoco puedo imaginármelo. Pero he acumulado pruebas suficientes como para formar una hipótesis de trabajo.
Mi teoría es la siguiente: un grupo de europeos aburridos tomaron demasiadas Heinekens y decidieron gastarles una complicada broma a las grandes compañías del mundo. Esa travesura se llegó a conocer como ISO 9000, llamada así debido al número de cervezas que se consumieron aquella noche (el término "ISO" es una frase ininteligible o, posiblemente, una de las cien posibles formas europeas de preguntar: "¿Es esa mi cerveza?").
Los embriagados europeos supusieron correctamente que cualquier técnica estúpida de dirección podía convertirse en una moda internacional si lograban hablar de ella en serio ante los demás. Su "idea" fue que si las empresas documentaban cada proceso y descripción de trabajo en la organización, eso podía resolver uno de los grandes problemas que tienen las empresas: el de qué hacer con todo el tiempo que les sobra.
Tal como predijeron los bromistas, los clientes empezaron a oir hablar de la ISO 9000 y les pidieron a sus suministradores que se lo consiguieran. Razonaron que, si no se aplicaba la ISO 9000, ¿quién podía saber lo que se hacía con todo el tiempo libre?
Los directores de las grandes empresas empezaron a documentar todo lo que hacían, y a etiquetar cada herramienta que utilizaban. Fue un frenesí de etiquetado y documentación. Los empleados lentos de reflejos llegaban a casa por la noche y se metían en las bañeras para quitarse las etiquetas que les habían colocado otros compañeros que se excedieron en su celo. Fue algo feo.
Pero el esfuerzo no dejó de tener sus recompensas . . . para los asesores de empresa. Los asesores, a quienes cada vez les resultaba más difícil vender programas de "calidad", se reinventaron rápidamente como expertos en ISO 9000. Para el experto, parecería como si los programas de calidad y el ISO 9000 no estuvieran relacionados. Yo también me sentí confundido hasta que un asesor me lo explicó del siguiente modo: "ISO 9000 está estrechamente relacionado con la calidad, porque todo lo que se hace es calidad, e ISO 9000 documenta todo lo que se hace. Por lo tanto, denos su dinero".


Scott Adams ni siquiera debe pensar en hacer chistes . Hizo un burrito vegetariano llamado Dilberito , de 2, 70 dolares, enriquecido con 23 vitaminas and minerales.Fue un exito , pero ya no se fabrica . Esto parece otro chiste de Dilbert .Su ultima iniciativa fue diseñador cubiculos de oficina mas creativos y alegres que los "gris plastico" de siempre : http://www.ideo.com/work/dilberts-ultimate-cubicle/

2 comentarios: